Psicoterapia de Niños y Adolescentes

¿En qué consiste la Psicoterapia Infantil?

Es un tipo de tratamiento psicológico, que por estar dirigido a niños, utiliza herramientas adecuadas a la edad, como lo es principalmente el juego, por medio del cual los niños expresan muchos de los conflictos que evitan o no logran verbalizar a otros. La psicoterapia permite al niño, por medio del juego simbólico y el diálogo, elaborar el conflicto y malestar por el cual pueda estar atravesando, abordar sus emociones disfóricas (rabia, tristeza, miedo, entre otras) y encontrar alternativas propias a su edad, que sean asertivas y que puedan proveerle bienestar emocional, social, académico y familiar. En muchas ocasiones la misma puede venir precedida por una evaluación psicológica si se encuentra necesario.

¿En qué consiste la psicoterapia de adolescentes?

La Psicoterapia de adolescentes, pretende por medio del “diálogo sin juicios” crear el espacio que permita al adolescente conocer de sí, de su malestar y lo que motiva sus conductas o síntomas productores de malestar en él o en otros, que afectan su bienestar y desarrollo personal positivo. Se crea un vínculo de confianza que contiene las angustias, rabias y duelos del joven, que le permiten ir elaborando caminos propios para la realización de sí mismo como persona integral, acompañando la travesía de algunos fragmentos de la adolescencia que puedan estarse haciendo difíciles de elaborar por sí mismo, para el encuentro fructífero y construcción de su auténtica identidad y proyección de sí en todos los ámbitos significativos de su vida, entre ellos: el social, de pareja, emocional, familiar, vocacional, entre otros.

¿En qué consiste la Evaluación Psicológica Infantil y de Adolescentes?

Consiste en la exploración psicológica a partir de una serie de instrumentos de evaluación, que permiten diagnosticar y/o aproximarse a la comprensión psicológica del niño o joven y la problemática que presenta, que ha motivado su asistencia a consulta. La evaluación psicológica, permite estudiar la problemática desde la diversidad de áreas que el desarrollo infantojuvenil implica y plantear una serie de recomendaciones para afrontar la misma en el sistema familiar, escolar y otros. Las áreas que evalúa la psicología tienen que ver con el desarrollo emocional, social, moral, cognitivo, motor, lingüístico, académico, sexual y físico del infante.

¿Qué tipo de problemáticas requieren atención psicológica?

Existen una multiplicidad de problemáticas infantiles y juveniles, tanto emocionales y cognitivos, que requieren evaluación y tratamiento psicológico, las mismas van desde una gama de patologías más severas o comprometedoras del funcionamiento del niño o joven, hasta malestar emocional leve producto de algún conflicto personal, familiar, académico o social. Algunas de las dificultades que se evalúan y atienden con más frecuencia son:

•Diagnóstico e intervención de trastornos en las funciones cognitivas:
-Retardo mental, limitaciones intelectuales e inmadurez cognitiva.
-Problemas de atención (Déficit de atención con hiperactividad: TDAH).
-Dificultades de Aprendizaje: de escritura, lectura y matemática.
-Trastornos de lenguaje expresivo y/o comprensivo.
-Dificultades en la memoria a corto, mediano y largo plazo.

•Diagnóstico y tratamiento de problemas emocionales:
-Trastornos de ansiedad: fobias, ansiedad social, entre otros.
-Episodios de tristeza, llanto, trastornos del estado de ánimo (como Depresión infantil) o duelos (por separación de los padres, mudanzas, fallecimiento de algún familiar, entre otros).
-Trastornos de conducta: oposicionismo, conducta disocial, agresividad, ira excesiva, entre otros.
-Dificultades familiares, escolares, sociales, entre otras, que generan malestar emocional como tristeza, miedo, inhibición o agresividad.
-Baja autoestima en los niños.
-Dificultades en las relaciones sociales, aislamiento o retraimiento social, falta de destrezas sociales, entre otros.  ---Abuso sexual, maltrato físico, maltrato emocional, abandono, negligencia familiar, entre otros.
-Manejo de enfermedades físicas crónicas o agudas (cáncer, cardiopatías, quemaduras, mutilaciones, entre otros).
-Malestar físico sin remisión a pesar de asistencia médica: dolores de cabeza, de estómago, fatiga constante, etc. --Cambios significativos del humor.

•Problemas de rendimiento académico.

•Enuresis o encopresis (falta de control de esfínteres).

•Insomnio, aumento de la somnolencia u otros trastornos del sueño.

•Trastornos alimentarios como anorexia y bulimia.v  Bullying (acoso escolar).

•Signos de abuso de sustancias como alcohol, drogas ilíticas y otras sustancias.

Así mismo, si la problemática en evaluación o ya en tratamiento del niño o adolescente amerita referencia a otros servicios externos, tales como terapia de lenguaje, pediatría, neurología, psicopedagogía, entre otros, las mismas son realizadas.

¿Qué participación tienen los padres en la evaluación y tratamiento?

En la atención de niños o adolescentes muy jóvenes, los padres suelen participar desde inicios de la evaluación y el tratamiento, con la intención de recopilar información de la historia personal de desarrollo del niño que éste mismo no domina a cabalidad. Así mismo, en el final de la evaluación (cuando la misma se realiza) y durante el tratamiento, sesiones con los padres son pautadas para dar recomendaciones, asesoría, entre otras medidas, que llevan la intervención al campo familiar y a la participación activa de los padres en su tarea de educar, formar y acompañar afectiva y exitosamente a sus hijos en su desarrollo como seres individuales. En algunas ocasiones, la evaluación del tratante puede llevar a considerar si el abordaje indicado para el caso, amerita ser una Terapia de Familia, para lo cual el grupo familiar es referido a este servicio de CIMA para el abordaje adecuado de la problemática desde esta herramienta psicoterapéutica.

¿Cuándo debo llevar a mi hijo(a) al psicólogo?

Si su hijo o hija presenta alguna de las problemáticas anteriormente expuestas, puede considerar la asistencia psicológica y/o psiquiátrica, de manera de obtener una herramienta de apoyo significativa para hacer frente a la dificultad y ante todo clarificar el origen o causa y diagnóstico de la problemática del infante para poder hacer frente a la misma de manera asertiva y a tiempo. Si el niño presenta una serie de conductas o indicadores de que podría estar teniendo alguna dificultad emocional, necesita elaborar un suceso vital significativo, o presenta problema en algún contexto de su vida (escolar, social, familiar, personal), y los mismos no cesan con el apoyo que usted intente brindarle, considere que lo más adecuado será llevarlo a un psicólogo para recibir las orientaciones y atención necesarias.Postergar la atención psicológica en muchas ocasiones no es efectivo, ya que si no se elimina la problemática del infante, ésta puede agravarse, incrementándose el malestar, los sentimientos de  frustración, el sufrimiento, los fracasos, entre otras consecuencias que pueden atenderse a tiempo con la psicoterapia. Una  atención psicológica a tiempo puede garantizar al niño un desarrollo más feliz.

¿A niños de que edad va dirigida la psicoterapia infantil?

La psicoterapia infantil va dirigida a niños de todas las edades en capacidad de juego, que presenten algunos de los síntomas o problemáticas ya descritas. 

¿Existe psiquiatría de enlace para niños?

SI. También a niños con patologías físicas o diversas enfermedades se les brinda la atención psiquiátrica y/o psicológica, incluso durante la hospitalización o en su hogar si la enfermedad impide su movilización.

Volver arriba