The Blessing

Motherhood the Path through self evolution... No habra experiencia que someta mas a una mujer al reto de conocerse y crecer, que la maternidad. No importa cuantas reglas parecen existir de antemano al tema. Todas estas se transforman en la medida que la madre conoce a su bebe y este aprende a ser persona y le ensena a ser mama. Cuando mi hija nacio mi esposo y yo llamamos al momento de darle pecho a la nena y ella quedar satisfecha "the blessing". Esta foto es un ejemplo de ese momento exacto de bendicion. Para las mamas es facil entender a que me refiero. Hay algo de sagrado que ocurre en el encuentro de dos, que el pecho canaliza como vía por excelencia de nutricion pero sobre todo de amor. Esa mezcla es la mayor bendicion, es el agradecimiento por el amor que llena el alma, y que el cuerpo colma en satisfaccion en su doble registro. La bendicion se extiende a la madre, quien al permitirse disfrutar del momento de intimidad unico, agradece a Dios o al universo dar vida a alguien y saberlo cuidado por ella. Ella se llena de regocijo, a ella no le cabe en el pecho la emocion! Y por eso a veces lloramos de felicidad, tenemos tanta emocion de bienestar por dentro que brotamos del cuerpo su expresion en gotas de sal. Somos dadoras de vida y eso es en si mismo una bendicion. Tenemos la mas grande mision en el mundo: mantener la integracion, que es mucho mas que el orden, es la armonia fluida de la vida hacia el crecimiento de todos. Vaya tarea! Las felicito a todas por solo intentarlo dando siempre lo mejor de si. Dra. Yone Alvarez Boccardo Psicoanalista



Volver arriba

Volver Psicologia al día